Indignado no, lo siguiente

Mucho más que indignado, porque cuando vez que se le quita la prestación a una niña que no puede respirar por su cuenta por las noches, cuando vez a un Imbécil de las juventudes del PP enviando “a la Ducha” a los manifestantes contra la ley del Aborto, e incluso se atreve a insultar a una mujer diciendo que sus padres deberían haberla abortado por malformación de lo fea que era. Cuando escuchas a Ana Botella diciéndole a los jueces que no hagan caso porque estas son cosas de “Revolución Francesa” uno no puede por menos que cabrearse.

Y no he mencionado, aunque ahora lo haga, las tácticas de la Cospedal de hacer negocio, llevando a la gente a clínicas privadas para ser operadas.

Estoy cabreado porque no todo es negocio y es una vergüenza que se juegue con la vida de las personas para hacer negocio, y que todo valga para justificar sus acciones, como si se creyesen que tienen carta blanca.

Botella no tiene ni idea de lo que es la “Revolución Francesa” porque si lo supiese se cuidaría mucho simplemente de mentarla, porque si aquí se hace la Revolución Francesa, le aseguro que se iba a cagar patas abajo.

Los señores del PP han olvidado algo que se llama humanidad, realmente no es de ahora, es que jamás lo tuvieron pero cada vez es más evidente y mientras que antes trataban quizá de disimularlo un poco ahora ni eso.

Están tan convencidos de que son intocables, de que pueden hacer lo que quieran, que van por el mundo, mofándose de nosotros, de la justicia, de lo que está bien y de lo que está mal. Vejando e insultando a personas que protestan por lo que es justo, importándoles bien poco la vida de los demás, porque para ellos lo único importante son ellos mismos.

La verdad lo que me sale ahora es ir buscarles y pasarles a todos a cuchillo, el ver cómo se ríen de nosotros, el ver cómo nos humillan un día y otro y otro, el ver los ojos de esa niña a la que le han rebajado la minusvalía para así no tener que pagarla  la atención médica que necesita… pero no lo voy a hacer, no lo voy a hacer todavía, porque primero voy a agotar todos los caminos que haya antes de llegar a ese, pero desde aquí les advierto que tengan mucho cuidado, no soy yo el único cabreado ni encendido ante tantos desmanes.

Anuncios